El cambio empieza desde adentro.

Muchas veces atribuimos nuestra inconformidad o malestar a aquello que
sucede a nuestro alrededor: las guerras, la corrupción, la delincuencia…
en fin, las malas noticias que nos enteramos en el día a día. En distintas
ocasiones incluso culpamos de este malestar a una o varias personas y es
ahí cuando le cargo al otro mi propia negación de la felicidad.
En este sentido, y centrándonos en este último punto, somos muy
cómodos y pensamos que es muy difícil transformar antiguos hábitos o
nuestra manera de asumir el mundo, pero creemos que es más fácil que
los demás cambien y que el otro es quien debe hacer algo para que yo
pueda sentirme bien; pero si más bien soy yo el que cambia de percepción
y voy al interior de mi propio ser y encuentro eso que tanto me molesta
del otro ¿Qué es lo que ese comportamiento o actitud me muestran de mí
mismo? Qué tal si realizo una mirada profunda y empiezo a aceptar mis
propias limitaciones ¿Cuáles son esas actitudes que yo puedo transformar
y generar un cambio positivo en mi vida y en mi entorno?
Una vez encuentro estas respuestas y hago consciencia de ellas asumo la
responsabilidad de mi propia felicidad y no la condiciono a los actos de
los demás, lo cual me permite mirar al otro de una forma más compasiva
y amorosa.

Para entender de forma práctica cómo funciona esto, realiza el siguiente
ejercicio: Identifica a una persona con la cual sientes que no te llevas bien
últimamente, que tú crees que ha sido poco cordial contigo o incluso
antipática y piensa que tal vez puede estar pensando lo mismo de ti. Así
que ahora te invito a que en los próximos días seas un poco más amable
con esa persona, quizá hasta puedas regalarle una sonrisa la próxima vez
que la veas. Empieza a notar como todo ese ambiente tenso que antes se
sentía cuando se encontraban se transforma, siendo muy posible que ese
ser también empiece a ceder y la relación fluya mejor.
Entonces, cuando hagas el ejercicio podrás decirme si tiene algo de
verdad la siguiente frase de Marcel Proust: “Aunque nada cambie, si yo
cambio todo cambia”.
Que tengas un feliz día, lleno de luz y amor.

Autor: Angela Bueno

¿Estás listo para saber más?

¡Escríbenos hoy para recibir una cotización gratis!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *